• Abraham López Venegas

Todo sobre la Resección Transuretral de Próstata (RTUP).

Por: Dr. Abraham López Venegas / Especialista en Urología y salud sexual masculina.

INFORMACIÓN PARA PACIENTES.


¿Qué es?

La resección transuretral de la próstata (RTUP) es una cirugía usada para tratar problemas urinarios debido a una próstata agrandada o crecida, en afán de resolver la obstrucción a la salida de la orina. Se realiza en pacientes que tienen síntomas urinarios que son de difícil control con medicamentos o como alternativa razonable a tomar medicamentos de manera indefinida.




¿Por qué se realiza?

La resección transuretral de la próstata ayuda a reducir los síntomas urinarios que provoca la hiperplasia prostática benigna, entre ellos:

  • Necesidad frecuente y urgente de orinar

  • Dificultad para comenzar a orinar

  • Orina lenta (prolongada)

  • Orinar con más frecuencia durante la noche

  • Detenerse y comenzar a orinar nuevamente

  • Sensación de no poder vaciar la vejiga por completo

  • Infecciones urinarias

  • Incontinencia urinaria

También puede realizarse para prevenir o detener el avance de complicaciones causadas por el bloqueo al flujo de la orina.

Este tipo de operación no consiste en retirar toda la próstata sino que solo retira la cantidad necesaria de próstata para desobstruir el conducto urinario y así poder mejorar los síntomas y prevenir o limitar las complicaciones que ya se tengan por el crecimiento de las prostata.




¿Qué ventajas tiene sobre otro tipo de cirugías?


Se trata de una operación, SIN INCISIONES SOBRE LA PIEL, se realiza a través del orificio natural de la uretra usando instrumentos de alta tecnología que minimizan la agresión al organismo causado por la cirugía, con muy buenos resultados, sin dolor o con mínimas molestias y una recuperación mucho más rápida a comparación de la cirugía abierta. Sobre la principal ventaja que tiene sobre otro tipo de cirugías de mínima invasión para la próstata es la económica, ya que el costo de otros tipos de cirugías con láser, puede resultar en un costo de 3 a 4 veces mayor y los resultados son muy similares en pacientes adecuadamente seleccionados, a pesar de que el precio sea mucho más económico.


Tradicionalmente, se considera que la resección transuretral de la próstata es el tratamiento más eficaz para el agrandamiento de la próstata.


¿Qué tipo de anestesia se usa?


Por lo general se realiza con anestesia regional (con la mitad inferior del cuerpo completamente anestesiada, similar a la aplicada en las embarazadas), sin embargo, el anestesiólogo puede decidir si te conviene más la anestesia general (completamente dormido) o se puede tomar en cuenta tus preferencias propias. En todo caso, el anestesiólogo siempre te informará qué tipo de anestesia se usará y los beneficios de cada tipo de anestesia, antes del procedimiento.


¿En qué consiste el procedimiento?

Se inserta un aparato especial combinado que es cámara e instrumento de operación al mismo tiempo (resectoscopio), a través de la punta del pene por el conducto que transporta la orina (uretra) y se avanza hasta la próstata.


Usando el este aparato especial, se recorta el exceso de tejido prostático que bloquea el flujo de orina, similar a como sería el destapar una cañería con un raspado, recortando la próstata en pequeños fragmentos.

Estos fragmentos extraídos, los mandaremos a analizar en búsqueda de un cáncer oculto o alguna otra enfermedad, esto se llama reporte de patología, que tarda unos 5-10 días en salir.


En general el procedimiento tiene una duración aproximada de 1 hora y en caso de no presentarse ninguna eventualidad, solo requiere de 12 a 24 horas de hospitalización.



¿Qué puede pasar si no me opero?


Si te hemos recomendado una cirugía prostática de resección transuretral de próstata, ha sido porque te hemos valorado, se han valorado las alternativas y se ha llegado a la conclusión de que es la solución más conveniente para tu caso en particular, en caso de no operarse, la probabilidad de aparezcan complicaciones es muy alta.


Algunas de las complicaciones que pueden ocurrir son:


Infecciones urinarias recurrentes.

Lesión en riñones (insuficiencia renal)

Lesión permanente en el músculo de la vejiga (endurecimiento)

Divertículos en la vejiga (similares a los chipotes)

Bloqueo urinario total, con Incapacidad total para orinar (ni en gotas)

Cálculos o piedras en la vejiga

Sangrado a través de la orina que no responde a medicamentos.


Para fines prácticos, no hablaremos a fondo de las complicaciones en esta ocasión, pero si te interesa saber a fondo, porque aparecen las complicaciones o en qué consisten, publicaremos un artículo próximamente.


¿Cómo debe prepararse antes de la operación?


Varios días antes de la cirugía, te recomendamos suspender aquellos medicamentos que aumentan el riesgo de sangrado, entre ellos los anticoagulantes y analgésicos de venta libre, tales como las aspirinas, todo esto a menos que te indiquemos lo contrario.


Se solicita tener ayuno de por lo menos con 8 horas previo a su intervención quirúrgica.


No podrá realizar actividades extenuantes (cargar cosas pesadas, caminar largas distancias, permanecer mucho tiempo de pie, etc), por un tiempo sugerido de 4-6 semanas después de la cirugía, por lo que se sugiere hacer los preparativos o permisos pertinentes en su trabajo.


¿Qué esperar después del procedimiento?